todo por ti

Cuando la vi, lo supe, era la criatura más hermosa que mis desgastados ojos hubieran alumbrado, me le acerque y le dije:

— hola, ¿cómo te llamas?—no respondió, solo se limitó a mirarme despectivamente, como  una leona que ha devorado un ciervo y está cansada como para jugar con las sobras, volvió el rostro hacia el frente y le dio un pequeño sorbo al trago.

 

Entonces volví con mi estupidez:

—hola, ¿cómo te llamas?—hizo una larga pausa antes de contestarme

—para que quieres saber –dijo con un tono muy indiferente

—solo quiero saber el nombre de tan bella escultura—le escupí con aliento a cerveza, si bien no iba vestido para una gala, iba limpio eso debe contar.

—sabes eres el único que se ha atrevido a hablarme esta noche.

—como terminaste en un bar mugriento como este

—acaso eso importa—dijo con un suspiro leve y fue cuando note una posibilidad, quizás este adolorida por un amor, su marido la engaño o simplemente quiere salir de la rutina, pensé.

—sabes por una noche contigo lo daría y lo dejaría todo. Le susurre la propuesta al oído, entonces comenzó a sonreír.

 

Se levantó del asiento y pude ver todas esas líneas, por dios, eso es un cuerpo

 

—seguro que dejaras todo, tengo esposo,

—no importa

—no soy fácil de complacer—estableció junto con una sonrisita

 

Si tuviera que resumirles les diría que es el mejor barco que he navegado, pero después de cabalgar todo la noche y haber satisfecho mis deseos y los de ella espero yo, la verdad no importa, así somos los alcohólicos, nefastos y nefastamente sinceros y egoístas. No nos importa nadie.

 

Después de  toda la euforia nocturna, estábamos piel a piel, yo lánguido y ella no sé, seguro quería más, yo solo necesitaba un trago; jale una botella media vacía Y entonces la mate de un sorbo y ella gruño:

 

—a partir de mañana dejaras ese estúpido habito.

 

La tome dulcemente  del brazo, la conduje hasta la entrada suavemente, mire sus pechos, sus, nalgas y le di un largo beso. Abrí la puerta y le dije mientras la empujaba hacia afuera:

 

—lárgate–cerré la puerta de golpe reuní la pantaleta  y el sostén envuelto en el vestido y lo avente por la ventana.

 

Regrese a la cama suspire y abrí una cerveza y brinde con mi garganta.

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de soguetsu

me gusta la lucha libre
Esta entrada fue publicada en DULCE LOCURA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s